Van dos…

Contando la de ahora, van 2 veces en el año que por poco me pasa algo que me impediría vivir para contarlo, aunque lo de hoy fue más leve.

Resulta que fui de compras a la ciudad de Fukuoka, a un lugar llamado Shime, y después a un centro comercial cerca del aeropuerto. Para ir directo desde donde vivo a Shime, hay camino directo, pero es montañoso y con muchas curvas. Esto no es ningún problema realmente, solo que desde que iba de camino, comencé a notar que el volante se ponía muy duro cuando giraba a la izquierda. No le di mayor importancia (¡oh tonto de mí!). Total que hice las compras en los lugares arriba mencionados, y de regreso a Iizuka tomé el camino acostumbrado, el que uso siempre que voy a la ciudad (que dicho sea de paso también es montaña). Escuchando radio andaba tranquilamente, y justo cuando crucé la montaña, pasando el primer semáforo ya dentro de la ciudad donde vivo, comencé a sentir que el carro no andaba bien. Como a los 500 mts de plano tronó la llanta delantera del lado del conductor, pero como no iba rápido fue muy fácil detenerme. Me hice a un lado del camino, y revisé: La llanta totalmente abierta, destruida. 8:20 pm, todo cerrado. De cualquier forma, intenté llamar a la llantería que siempre voy y claro que el trabajador me dijo que ya habían cerrado y que no podía ir a levantarme. Total, me puse a poner la llanta de refacción yo solo, y para esto tuve que mover el carro hasta enfrente de una casa, para no estorbar en el camino, ya que es el principal y es de solo dos carriles (uno de ida y uno de vuelta).
En el frío, enfermo y demás, puse la llanta de refacción, y me vine a casa con un dolor de cabeza más fuerte que antes y posiblemente con fiebre. Y lo mejor de todo es que mañana tengo trabajo con los niños. Y lo todavía mejor es que el viernes me pidieron cambio para el jueves, o sea que serán 2 días muy largos, y sigo enfermo.

Ahora: ¿Por qué eso de que me iba a morir? Porque si la llanta me truena en una curva en la montaña posiblemente no la cuento. No soy loco para manejar, pero de todas formas, en la bajada tienes que estar atento en las curvas y bajarle a 40, pero como solo son dos carriles, algo pasa y o te estampas con los carros que vienen en dirección contraria o contra la barra de contensión que evita de cierta manera que te vayas al barranco.

Con la llanta de refacción la hago para ir mañana al trabajo, solo que tendré que comprar llanta nueva y a ver de a cómo me sale el chistecito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *