Nunca estamos contentos.

Eso es lo que sentí ayer que vi las noticias sobre las lluvias en todo el país (Japón), especialmente aquí en Kyushu: Hace 2 semanas todos estaban preocupados por las siembras debido a que no llovía, y ahora, la gente pide que no llueva tanto porque ya hasta damnificados hay. Lo que sucede es que en 3 días ha llovido lo que normalmente llueve en 1 mes, así que se imaginarán como están las cosas. Pero también tiene su lado bueno: Además de los sembradíos, las presas que estaban al 30% de capacidad se han recuperados por completo, lo cual indica que no habrá “tandeos” para ahorrar agua.

Hoy es martes y me toca ir al Kyudo. Mi actitud será, como siempre, humilde, pero reservada: Saludar a todos, cambiarme, calentar y comenzar a entrenar. De ser posible, no tomaré ningún descanso en las 2 horas que esté entrenando. Terminada la última ronda de flechas, limpiar la parte del dojo que me corresponde, cambiarme, despedirme de todos. No es que no tenga ganas de hablar, pero si quieren que entrene todo lo que pueda el día de la semana que voy, entonces espero que no se quejen porque no hablaré con nadie como normalmente lo hago. Aclarando: No estoy molesto, ni haré malas caras, solamente me concentraré al máximo en mi entrenamiento.

Por fin comencé a comprar las partes de mi computadora, pero todavía no termino (me falta dinero… todavía no es 10). Como sea, necesito recomendaciones de tarjetas de video y de sonido.

Tengo sueño… hoy tembló de nuevo a las 5:10 am y me despertó el movimiento. Ya no pude dormir bien desde esa hora (me acosté a las 12).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *