¡Adiós Aya!

A lo mejor pensarán que soy un exagerado porque me siento triste, pero sinceramente me identifiqué mucho con todo lo que sucedió en Ichigo 100%. ¿Entonces, por qué me siento triste? Porque esta semana terminó esta obra de Kawashita Mizuki, y tuvo un final que, si bien estuvo interesante, no era del todo el que yo esperaba.

Me hubiera gustado que Aya y Manaka hubieran quedado juntos, hacían realmente una bonita pareja, sobre todo porque se nota que Aya aún siente algo por Manaka… Sin embargo, no fue así, ya que los antiguos novios vuelven a andar juntos por tercera vez, y parece que esta es la definitiva. Así es. Me refiero a Tsukasa y a Manaka.

Se acabó una de las obras que más gustosamente esperaba cada semana; se terminaron los recuerdos de lo sucedido y de lo que pudo haber sucedido en mi vida de no haber sido tan inmaduro. Y aunque todo está ya en el pasado, no puedo evitar sentirme así.

Ojalá que Tsukasa y Manaka puedan darle el colofón perfecto a una relación accidentada, pero de ensueño. Creo que, a fin de cuentas, eso es lo que el autor quiere que pensemos.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *