El Japón tradicional…

… es lo que estoy viviendo en el Kyudo. Mi maestro ha dedicado casi toda su vida al Kyudo y obviamente es muy bueno. El kyudo para él es su prioridad y practica diligentemente todos los días. Lo malo es que cree que todos los que estudian Kyudo deben de hacer lo mismo que él, y si no lo hacen, rara vez les dirige la palabra. Eso es justamente lo que me está sucediendo a mí:

Por todo lo que tengo que hacer, solo puedo ir a practicar 1 vez a la semana. Debido a esto, mi maestro no me dice ya nada. Con trabajos saluda y se despide. El punto es que no solo conmigo, sino con cualquier persona que, según sus estándares, no sea regular.

Ayer platiqué con una “senpai” del kyudo, y me dijo que efectivamente, que el maestro no me dice nada porque mi entrenamiento no es suficiente. En pocas palabras, no reconoce mi esfuerzo porque no estoy ahí todos los días. Lo malo es que mi senpai también se pone a defender al maestro y me dice “Ponte de su lado: Si tú dices que le echas todas las ganas al Kyudo cada vez que vienes (1 vez a la semana) y que quieres que te reconozca tu esfuerzo y te enseñe, él piensa que él está entrenando muy duro y que tú deberías hacer lo mismo… Es muy terco, cierto, pero ese es el camino del kyudo que él eligió, y no vas a poder cambiar su forma de pensar”.

En resumen: Si quiero que mi maestro se digne en dirigirme la palabra, tengo que ir prácticamente diario al dojo y entrenar muy duro. De otra forma, esta situación seguirá. Fui muy claro con mi senpai: “Quiero que entiendas y que le hagas entender a él que me gusta mucho el Kyudo, pero que no vine a Japón con el objetivo de estudiar Kyudo, sino con el de hacer un postgrado. Ustedes lo practican desde que estaban en la preparatoria, yo vengo de un país en donde casi nadie te sabe decir qué es eso. Entonces, si tengo presentaciones en la universidad, mi asesor me manda llamar o tengo trabajo pendiente, no dudes que esa será mi prioridad. Por supuesto que quiero venir a practicar, pero mis obligaciones no me lo permiten. Ten en cuenta eso por favor. ¡Ah! Y no importa lo que pase, no voy a dejar el Kyudo, porque realmente me gusta”.

Después de que hablé con mi senpai, al manejar de regreso a casa me puse a reflexionar y recordé películas como Kill Bill 2 y algunas series de animación en donde el sensei no acepta a alguien como discípulo, pero éste no se rinde y trabaja para demostrarle que realmente tiene ganas de aprender, hasta que el sensei reconoce su esfuerzo y lo acepta como su discípulo… Creo que voy a tener que hacer algo semejante.

¿Algún día alguien realizará una película sobre mi vida? 😛

2 thoughts on “El Japón tradicional…”

  1. Hola, Yo tambien practico Kyudo en el DF. Fijate que me identifico contigo , yo tambien tengo algo parecido con mi sensei, practico 1 vez a la semana, llevo 6 meses practicando, pero aun no puedo hacer bien daizan, el brazo de atras no me sale bien. En fin todo es practica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *